A protegerse del sol

La Secretaría de Salud Municipal hizo entrega de un paquete o 'kit' para prevenir la piel de los rayos solares, a quienes transitaban por la carrera Tercera entre calles 13 y 14.

 

La jefe de la cartera de Salud, Gilma Lucía Peña Daza, indicó que la iniciativa tiene como fin "evitar y proteger de las acciones directas de los rayos solares frente al cáncer de piel. Entregamos cachuchas, mangas y un folleto donde se explican las medidas preventivas", afirmó.

 

¿Cómo cuidar la piel?

Los rayos UV (Ultravioleta)son determinantes frente al cáncer de piel debido a que las personas constantemente expuestas o con hábitos inadecuados de protección solar, reciben en mayor cantidad la radiación del sol.

Para que tenga en cuenta, se debe usar ropa que proteja la piel como una camisa y pantalón largo, así sea en temporada de calor, se puede buscar ropa de textura fresca. No olvide usar siempre el bloqueador solar con un factor de protección alto, y aplicar de manera generosa cada dos horas, y en lo posible una gorra o sombrero.

Evite la exposición directa al sol, busque siempre la sombra y sobre todo, trate de no estar demasiado expuesto entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde, cuando la luz ultravioleta es más intensa. Tenga en cuenta que la piel de los niños es más sensible a la radiación solar, y que los bebés menores de un año no deben exponerse al sol.

 

Los ojos también deben protegerse

Para evitar daños irreversibles en los ojos por culpa del sol, se recomienda utilizar unas gafas con protección UV adecuadas, pero sobre todo, certificadas en una óptica o laboratorio de confianza.

Adriana Rodríguez Valencia, optómetra de la óptica Enfoque Visual, precisó: "Encontramos en los medios sobre la importancia de proteger nuestra piel de los efectos del sol, pero poco se habla de la radiación en nuestros ojos, que es igual o peor. En consulta encontramos cataratas, terigios en pacientes jóvenes y degeneraciones maculares en adultos mayores por toda una vida de exposición al sol", dijo.

Agregó que la máxima protección que se debe usar es de 400 UV, que brindan las lentes certificadas y garantizadas por un laboratorio u óptica de confianza. En caso de que se dude sobre el material, lo mejor es someterlo a prueba: "En la óptica contamos con aparatos para medir la protección del lente, y así evitar este tipo de patologías que afectan los ojos", concluyó.