Ni mamba, ni negra, ni venenosa

IBAGUÉ. Gran revuelo causó el lunes pasado la noticia entregada por la Policía Metropolitana de Ibagué sobre la incautación de una serpiente mamba negra en el sector del Jardín Santander, Comuna Ocho de la capital tolimense

 

El caso, con fotografía incluida se regó como pólvora en las redes sociales de emisoras y demás medios de la capital tolimense. Pues bien, resulta que la supuesta mamba, considerada una de las especies más venenosas del mundo, resultó ser un ‘descache’ de la Institución, ya que la información entregada por la Metib sobre el ofidio estaba equivocada en cuanto a la clase de serpiente.

El animal fue dejado a disposición de Cortolima, que finalmente estableció que se trataba de una colubridae, de la especie Drymarchon Corais, conocida comúnmente como Serpiente Ratonera. Además que no era venenosa, se encuentra en buen estado y mide 1.50 metros de largo.

 

El animal será liberado en uno de los predios de la corporación ambiental que tenga las características de su hábitat.