No tuvieron nada que celebrar

IBAGUÉ. Con pancartas, una delegación de agricultores del Cañón del Combeima realizó un pequeño plantón este martes frente a la Alcaldía para recordar que el 9 de junio es el Día del Campesino.

Los manifestantes aseguraron que la fecha pasó desapercibida para los demás habitantes de la capital tolimense. Carolina Molina Cruz, líder corregimental y juvenil de Juntas, indicó que “esta es una fecha que ni siquiera nadie conoce, porque últimamente pasa a un segundo plano. La verdad, aprovechamos esto para mostrar nuestras incertidumbres e inconformidades. Queremos darnos a conocer, y decir que a la gente del campo también tiene que valorarse, el campesino se tiene que respetar y debe tener un trabajo digno”, precisó.

 

Y agregó que otra preocupación en la zona es el cierre de las termales de El Rancho, que ya casi completa un año y medio, y que afectó el comercio y el turismo sin que hasta ahora haya una solución concreta:

“Cuando la gente vive de eso y Cortolima lo cierra, y aparte de eso no quiere aportar beneficios para la apertura, estamos jodidos (sic). Cortolima no nos está dando una respuesta sobre eso.  Que se pongan las pilas y de una vez por todas nos ayuden a solucionarlo. No nos pueden sacar de ese lugar y no vamos a permitirlos. Queremos invitar a los ciudadanos para que nos protejan, se concienticen, que las demás personas tengan una mirada hacia la problemática del campo”, puntualizó Molina Cruz.

 

De otra parte, Luis Eduardo Conde Castro, habitante de Juntas, afirmó que les preocupa que tengan que irse de allí, ya que según comentó, fueron de Cortolima a informarles que deberán vender sus predios para ser reubicados: “Nos dijeron que pagaban a millón de pesos por hectárea. ¿Yo qué voy a comprar con siete millones de pesos? Nosotros trabajamos en esa finquita que nos dejaron nuestros padres”, concluyó el agricultor.