Niños implicados en asesinato de cirquero en Ibagué

IBAGUÉ. El integrante de un circo popular de la capital tolimense fue asesinado en medio de hechos que son materia de investigación por las autoridades. Lo escabroso del hecho es que dos menores de edad están involucrados en el homicidio.

Según el reporte de la Policía Metropolitana de Ibagué, el hecho sucedió en la calle 28 bis con carrera Tercera B sur del barrio Popular dentro del ‘Sahary Circus’, donde Mariano Gil Ayala, de 51 años de edad, fue apuñalado en el lado izquierdo de la zona precordial, y alcanzó a ser trasladado al Hospital Federico Lleras Acosta, donde ingresó sin signos vitales.

De Gil Ayala, se estableció que estaba casado y residía en el barrio Modelia, Comuna Siete de Ibagué. Sobre los autores del hecho, se identificaron a unos niños de apenas 8 y 14 años de edad quienes habrían cometido el delito.

El coronel Carlos Hernán Camacho Sarmiento, comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, indicó que el mayor fue quien le ocasionó la mortal herida a Gil Ayala: “Dentro de la investigación que estamos llevando ya tenemos conocimiento de quiénes son los menores de edad pero no los hemos podido detener porque hay un proceso judicial que toca llevar a cabo, porque en este momento no hay flagrancia por los hechos. La otra es que ellos se entreguen a las autoridades, son las dos cosas que se pueden presentar. Ninguno cuenta con antecedentes judiciales”, afirmó.

Nueva hipótesis

Pese a que inicialmente se manejó la versión de que los menores de edad presuntamente llegaron al circo a hurtar, el coronel Camacho Sarmiento enfatizó que dentro de las pesquisas adelantadas, “al parecer fue la curiosidad. Ellos se metieron allá para ver cómo era la parte interna del circo, y lamentablemente sucedió esta situación trágica”, dijo.

 

Y añadió que el hecho es “totalmente lamentable, originado por la misma intolerancia de los menores de edad. Igualmente aquí se hace un llamado especial para los padres de familia. Cómo es posible que estos niños anden con armas blancas en la calle y que los padres no tengan conocimiento de dónde se encuentran sus hijos, con quién andan y mucho menos lo que cargan para cometer actos delictivos como el que ocurrió”, concluyó el Comandante de la Metib.