Entre la indiferencia y la solidaridad

IBAGUÉ. Inmóvil, inconsciente y tendido en plena carrera Tercera con calle 14 permaneció buena parte de la tarde del pasado jueves un adulto mayor, ante la mirada de indiferencia de quienes transitaban por allí, pero nada hicieron por ver si estaba bien.

Pero un grupo de personas se percató de que el hombre no podía valerse por sí mismo, y lo auxiliaron. El anciano dijo llamarse Antonio y estaba, al parecer, alicorado. Un par de mujeres y otras personas que pasaban por el lugar le ofrecieron ayuda. Las jóvenes le dieron agua, café y algo de comida. Lo único que dijo el hombre fue que trabajaba con calzado, y dio una tarjeta que al reverso tenía el teléfono de un familiar, a quien se llamó para avisarle del hecho. Además, dos auxiliares de la Policía llegaron al sitio para ver de qué manera podían colaborar.

Las dos muchachas iban a coger un taxi para llevar al adulto mayor a su casa, pero finalmente se hizo una llamada al coronel Carlos Hernán Camacho Sarmiento, comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, quien coordinó para que una móvil de la Institución recogiera a 'Antonio', como dijo llamarse el hombre, y fuera trasladado a su casa en el sector de Ambalá.

Es lamentable y preocupante el hecho de que el anciano pasara desapercibido para la mayoría de transeúntes, e incluso algunos se acercaban sólo para mirar si respiraba y se retiraban, mientras que otros se burlaban de la situación, y para colmo de males algunos transeúntes insultaron a los policías cuando se lo llevaron.

Pero también cabe destacar el buen corazón de las pocas personas que auxiliaron a 'Antonio' y se preocuparon por ubicar a sus allegados, así como la acción oportuna de la Policía Metropolitana de Ibagué para atender el caso en el que finalmente la solidaridad permitió demostrar que todavía existen personas buenas que están dispuestas a dar la mano a quien lo necesita, y sin esperar nada a cambio.