Capturada por esclavizar y torturar a menor de edad en Mariquita, Tolima

IBAGUÉ. Durante audiencia en el Palacio de Justicia de Ibagué, la Fiscalía reveló este jueves los maltratos físicos y emocionales a los que fue sometida una adolescente en Mariquita, por parte de una mujer que la tuvo privada de la libertad en una vivienda.

Según el reporte judicial, los hechos ocurrieron en 2012 en una casa del barrio La Ermita, donde la menor de edad fue llevada por su tía para que se encargara de las tareas domésticas en el predio habitado por Alba Lucía Arango Galvis. A los pocos días la joven empezó a ser insultada, golpeada y humillada, al punto de que los alimentos se los servían en los recipientes para los perros, le cortaron el pelo con un cuchillo, le provocaban puntadas con agujas en las manos y dedos, le prohibieron el contacto con la familia y salir, excepto para ir a la tienda. Además no le pagaban por los quehaceres del hogar como le habían prometido inicialmente. 

De otra parte, se estableció que la joven era amenazada con que le iban a hacer brujería si intentaba irse. La entonces menor de edad, luego de la denuncia interpuesta por una residente del sector, fue atendida en octubre de 2012 en el Hospital de Falan, donde ingresó con escoriaciones múltiples, anemia, parasitosis, infecciones y demás señales de maltrato. En una entrevista con una fuente humana, indicó que la joven permanecía con moretones, tenía varias cicatrices y le alcanzó a informar que era maltratada en esa casa y que su familia vivía en Falan.

Arango Galvis fue capturada en la vereda Pueblo Nuevo de Mariquita, por unidades de la Sijín de la Policía Metropolitana de Ibagué. La Fiscalía le imputó a la capturada de 35 años y natural de Salamina, Caldas, cargos por trata de personas agravada y tortura agravada porque la víctima es mujer y era menor de edad para la fecha de los hechos. La capturada no aceptó su presunta responsabilidad en las conductas achacadas por el ente acusador.

Finalmente, el Juez con Control de Garantías a cargo de la diligencia determinó enviar a la cárcel a Arango Galvis por la gravedad de los delitos, y porque dejarla en libertad representaba un peligro para la integridad de la víctima. También indicó que la detenida podría llegar a recibir una pena de hasta 34 años de cárcel.